La administración de Martinelli se destacó por su programa de gobierno, que abarcó lo social, político y económico, con un enfoque en la inversión en obras públicas y el uso de diversas estrategias de financiamiento, aunque algunas fueron polémicas.

En lo social, implementó el programa “120 a los 70”, que otorgaba un bono mensual a personas mayores de 70 años sin pensión, beneficiando a unos 80,000 ancianos. Además, aumentó el salario mínimo en tres ocasiones y amplió el subsidio eléctrico hasta los 500 kilovatios, beneficiando a más personas.

En educación, introdujo la “Beca Universal” de 20 balboas mensuales para estudiantes de escuelas públicas con un promedio mínimo, y entregó mochilas y útiles escolares.

En seguridad, realizó tres aumentos de sueldo consecutivos a la Policía Nacional entre 2010 y 2012.

En cuanto a la reforma fiscal, aprobó la Ley 8 en marzo de 2010, aumentando el Impuesto sobre la ITBMS del 5% al 7% en productos no básicos, y exonerando del ISR a personas con ingresos anuales de hasta B/. 11,000. Además, promulgó la Ley 34 de Responsabilidad Social Fiscal para regular el déficit fiscal, aunque fue modificada varias veces.

En deporte, culminó la reconstrucción del Estadio Rommel Fernández.

En salud, planificó la construcción de hospitales y centros de salud, aunque solo logró completar un hospital y la mitad de los centros de salud.

En comercio y política exterior, ejecutó el Tratado de Promoción Comercial con Estados Unidos y retiró a Panamá del Parlamento Centroamericano, aunque luego tuvo que retornar debido a una decisión judicial.

A nivel gubernamental, creó la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario y la Empresa Nacional de Autopistas, modernizó el transporte público y el sistema de pasaportes.

Según una encuesta de Gallup Panamá S.A., Martinelli es el presidente mejor evaluado desde que Panamá recuperó la democracia, con una alta aceptación por parte de la población.

Pagina web no oficial, para cualquiera consulta rellenar formulario de contacto