¿Está Panamá listo para una Reforma Tributaria?

En medio de las propuestas económicas de los candidatos presidenciales, surge una pregunta crucial: ¿habrá una reforma tributaria en el horizonte de Panamá? Hasta el momento, no se vislumbra en ningún plan de gobierno una reforma integral o parcial en este sentido. Esta ausencia podría atribuirse al costoso capital político que implicaría aumentar los impuestos a los ciudadanos.

Un reciente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que Panamá tiene la recaudación más baja de América Latina y el Caribe, representando solo el 8,5% del Producto Interno Bruto (PIB), en comparación con el promedio regional del 16%. Además, se estima que la evasión del Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (ITBMS) alcanza el 40%, mientras que el gasto tributario del impuesto sobre la renta corporativa oscila entre el 1% y el 1,5% del PIB.

Esta situación fiscal plantea la necesidad de una reforma tributaria que sea capaz de aumentar los ingresos fiscales del país, reducir el déficit fiscal y garantizar un financiamiento adecuado para áreas vitales como la educación y la salud, pilares fundamentales de la sociedad panameña.

En este contexto, es crucial iniciar un debate sobre la conveniencia de una reforma tributaria que priorice la progresividad fiscal. Esta reforma no necesariamente implicaría aumentar las tasas de impuestos existentes, sino más bien modernizar el sistema tributario en su conjunto. Es fundamental garantizar la capacidad contributiva, los derechos de los contribuyentes y la eficiencia recaudatoria de la administración tributaria.

La modernización de las normas tributarias requerirá, entre otras cosas, establecer hechos imponibles claros, precisar las responsabilidades de los contribuyentes, y fomentar programas de cumplimiento tributario voluntario que promuevan el civismo fiscal.

Además, será necesario actualizar el Impuesto de Transferencia de Bienes Muebles y Servicios (ITBMS) a un sistema de Impuesto al Valor Agregado, adaptar el Impuesto sobre la Renta a la economía digital y evaluar las asimetrías de cumplimiento en los regímenes fiscales preferentes del país.

A pesar de los avances en el cumplimiento tributario en Panamá, como la factura electrónica y programas de apoyo contable, es necesario fortalecer la autonomía funcional y financiera de la Dirección General de Ingresos para ejecutar una reforma tributaria efectiva.

En resumen, una reforma tributaria en Panamá es necesaria y urgente. Su éxito dependerá de la capacidad del gobierno y la sociedad para lograr consensos y tomar medidas efectivas que impulsen el desarrollo económico y social del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pagina web no oficial, para cualquiera consulta rellenar formulario de contacto